BARRA DE EN MEDIO DEL BLOG. BANNER
 
.
 
  NicholasJonasJb
  "Solo Somos Tú & Yo"
  ONE SHOTS
  NickJonas&You
  => Capitulo 32
  => Capitulo 33
  => Capitulo 34
  => Capitulo 35
  => Capitulo 36
  => Capitulo 37
  => Capitulo 38
  => Capitulo 39©
  => Capitulo 40
  => Capitulo 41
  => Capitulo 42
  => Capitulo 43
  => Capitulo 44
  => Capitulo 45
  => Capitulo 46
  => Capitulo 47
  => Capitulo 48
  => Capitulo 49
  => Capitulo 50
  => Capitulo 51
  => Capitulo 52
  => Capitulo 53
  => Capitulo 54
  => Capitulo 55
  => Capitulo 56
  => Capitulo 57
  => Capitulo 58
  => Capitulo 59
  => Capitulo 59 (Segunda Parte)
  => Capitulo 60
  => Capitulo 61
  => Capitulo 62
  => Capitulo 63
  => Capitulo 64
  => Capitulo 65
  => Capitulo 66
  => Capitulo 67
  => Capitulo 68
  => Capitulo 69.
  => Capitulo 70
  => Capitulo 71
  => Capitulo 72
  => Capitulo 73
  => Capitulo 74
  => Capitulo 75
  => Capitulo 76
  => Capitulo 77
  => Capitulo 78
  => Capitulo 79
  => Capitulo 80
  => Capitulo 81
  => Capitulo 82
  => Capitulo 83
  => Capitulo 84
  => Capitulo 85
  => Capitulo 86
  => Capitulo 87
  => Capitulo 88
  => Capitulo 89
  => Capitulo 90 [1]
  => Capitulo 90 [2]
  => Capitulo 91
  => Capitulo 92
  => Capitulo 93
  => Capitulo 94
  => Capitulo 95
  => Capitulo 96
  => Capitulo 97
  => Capitulo 98
  => Capitulo 99
  => Capitulo 100
  => ~Agradecimiento
  GALERIA


TAG-BOARD


Capitulo 98
Capitulo  98
 
 
 

Me prepare
mentalmente, estaba más que lista para volver a California. Llevaba lo más esencial pero, no todo, preparé tres maletas. Aunque fuese mucho, para mí apenas me alcanzaba.
 
    Hija, ¿ya tienes todo listo? — preguntó mi padre, desde el umbral.
    Ya, tengo estas tres maletas. ¿me ayudas?
    Yo las llevo al auto. Tu sigue arreglándote, igual te ves preciosa como estas. — sonreí.
    Gracias. Oye, ¿nos iremos en tú camioneta? ¡Wow! — exclamé. Rodee los ojos de solo pensar las horas que estaríamos encerrados allí— ¡tardaremos! ¿no crees?
    No si yo conduzco, soy un experto. — informó con superioridad.
 
Reí mucho de la forma en como mi padre se comportaba. Luego me centré otra vez en el espejo que tenía enfrente. Él tenía razón, me veía muy bien; recordé como lucía dos años atrás. Me vestía como una modelo y luego, pfff no ponía nada de atención en lo que usaba. Hoy en día volvía a vestirme bien, ya no era parte de la moda de las huecas, simplemente era mi forma de vestir, como yo me sentía cómoda. También noté como había cambiado, crecí un par de centímetros… en realidad, bastantes a pesar del poco tiempo. Todo mi cuerpo cambió, ya dejaba de verme tanto como una simple niña PRE- adolescente; Ahora era toda una señorita, una chica a punto de cumplir la edad suficiente como para ser tomada en serio. Crecí mucho, estaba tan cambiada que esperaba pudieran reconocerme.
 
La ida en carretera me parecía lo peor, claro que yo no tenía concepto de lo gracioso que mi padre era. Debo mencionar que viajar en carretera sería una tremenda locura, pasar días enteros atravesando todo el país, frustra.
Nunca había pasado mucho tiempo con él, como ahora. Fueron largas horas de risas silenciosas.
Dormí un buen rato, saqué mi celular para mirar la hora; eran las 6 a.m.
 
~
 
    OH, hija. Se me había olvidado decirte, no habrá nadie en casa. ¿Por qué no entras mientras yo voy a comprar algo de comida?
    Está bien. — expresé resignada. ¿Cuántas veces una vuelve a California? Y ¡no hay nadie en casa!
    ¿Tienes tu llave, verdad? — Asentí. Él arrancó el auto, de forma fugaz desapareció de mi vista.
Como era característico en mí, mis nervios, examiné mi bolso en busca de mis llaves. Sabía que las había puesto ahí, si… si. Aquí deben estar! Histérica estaba, nerviosa sin duda. No podría aguantar una estupidez más, pero así pasó… tan rápido. Su simple sombra me causó temor y repugnancia.
    Nerd, Nerd, Nerd. — esa voz, no podía ser más que la de aquella hueca maligna; Amanda. — ¿Perdiste algo? OH! Pero es cierto, ¡Volviste! Que tonta soy… déjame abrazarte — dijo lo más falsa que pudo. La ignoraba, buscaba mis llaves. Cuando sentí sus frías manos en mí.
    ¿Qué quieres, Amanda? ¿No puedes ser normal por una vez en tú vida? — La miré. Justo a tiempo, dándome cuenta de que no llevaba a su sequito. Solo bárbara, ahora… por que Jessica había cambiado, eso esperaba.
    Tranquila, mi vida. ¿Qué te hace pensar que voy a molestarte?
    Basta! Debo entrar a mi casa. Me harías un gran favor si te fueras…
    No, ¿sabes que favor puedo hacerte? El de conseguirte una nueva vida. Parece que sigues estando tan perdida como hace dos años. Ah, nerdsita, por cierto… la escuela está invadida de personas como tú… tal vez encajes. ¿Volverás el próximo año?Era tan pedante. La odiaba, detestaba su forma de ser, hasta su forma de hablar… — ¿Sabes que más? Ni te molestes en mirar al chico de la casa de alado — Recordé. Jerry— por que ahora estamos saliendo.
    ¿En serio?traté de sonar sorprendida. En realidad lo estaba, sentía muy feo — ¡Wow! Espero que los dos sean taaan felices, okay? Tranquila, querida. — La imité. Y Por fin había encontrado mis llaves— te hacía falta un novio, o alguien que te soporte. — abrí muy rápido. Cerré la puerta en su cara. Apenas logré escuchar lo último que dijo.
    Idiota!
 
 
 
Me apoyé sobre mi puerta, cada vez estaba más cerca, las horas pasaban más rápido.
Finalmente, el día que esperé con mas ansias había llegado & yo estaba aquí, presenciando los nervios. Pasaron largos e intensos meses desde que deje California para poder sentirme mejor respecto con mi corazón. No deseo saber si lo hice bien, ya nada de eso importa cuando vuelves a sentir el calor de casa y piensas que esto es lo único que quieres, sin importar los obstáculos que se presenten. Creo que estoy más preparada, vengo totalmente lista, no me dejaré de nadie… solo seré la nueva yo, con mis propias condiciones.
    Ahora que regresé, estoy más ansiosa de ver a mis amigos. No veo la hora en reencontrarme con mamá, Patrick y los demás…
¡Estoy tan emocionada & a la misma vez nerviosa, los volveré a ver!
 
 
Temerosa atravesé el pasillo que da camino a la sala, ¡Estaba en casa, de nueva cuenta!
Acomodé el cabello que cubría parte de mi cara, para poder ver el resto… ese resto que me alcanzó a dar un susto, una gran sorpresa que no tenía contemplada ni en mis sueños de cómo sería mi regreso. Enfrente de mí, las personas más estupendas en este mundo… ¿Quiénes son?
Momentos atrás estaba nerviosa, no podría rescatar la idea de esto, el reencuentro. Yo los miraba boquiabierta, sin expresión; ellos sonrientes fijando su única atención en mí. Era el centro de aplicación, su sorpresa fue genial, al principio me espanté pero después todo salió natural. 
Se veían tan iguales, pero a la vez tan cambiados, estaba emocionada, tanto tiempo y ahora… ¡Gracias! Los tenía enfrente de mi…
Sonreí abiertamente, mi vista fue repasando a cada uno en aquella habitación. Todos en una fila apuntando a mí. Mi mirada paso de la primera chica en aquella línea.
Jessica; tan linda como siempre. Y tenía razón, todos eran tan diferentes.
La fila de personas se deshizo por que mi primera familia estaba ansiosa por tomarme en sus brazos. De milagro no derramé una lágrima, pero fue un sentimiento hermoso.
Pat & Mamá estaban iguales! Nos tomamos nuestro tiempo abrazándonos y diciéndonos cosas lindas, de familia; mientras los demás esperaban pacientes su turno. En pocos minutos continué mi búsqueda con la mirada, me encontré con el chico de ojos verdes, tan varonil… y sobre todo, más fuerte, más hombre; y eso lo digo por que es casado, nunca me hubiese imaginado a Kevin casándose, a mi parecer era muy joven, si el es feliz… que bien.
Supuse que la chica de la cual él abrazaba por la cintura sería su esposa, de la cual no sabía mucho, ni su nombre. Poco a poco, temerosos se acercaron a mí. La chica morena me sonreía abiertamente, él me había abrazado con todas sus estruendosas fuerzas. No pude evitar no recordar el momento que lo conocí, cuando su hermano me llamo $&%#, caí entre sus brazos dejándome hipnotizada con sus bellos ojos, eso formó parte del pasado. Un buen recuerdo de él.
    Te extrañé muchísimo, hermana — Kevin me llamaba hermana en sus “mensajes” ya era una costumbre decirnos así.
    Yo también, ¿no sabías, bobo? Ay! Al menos ya regresé. — Miré a la chica morena, de buena manera.
    _______* quiero presentarte a mi esposa, Danielle Jonas.
    Un gusto, Danielle. Soy ______ ______. — En lugar de un apretón de manos, me abrazó. Como si me conociera desde siempre.
    Igualmente nena, Kevin me ha contado demasiado sobre ti. Y no estoy celosa…
    No lo estés, es como un hermano. — reímos al unísono. — Por cierto, felicidades!
 
Comprendí que se alejaban para dejarme con los demás, puse una cara más agradable cuando vi los pucheros de mi amigo Jason. A pesar del corto lapso, percibí un cambio más en él. Si antes tenía músculos, ahora se pasaba ese chico. Se veía muy bien, otro más que extrañaba con todo.
    Crashy. — besó mi mejilla después de abrazarme. Abrí mis ojos tanto cuando escuche mi apodo.
    Pensé que lo habías olvidado, hace muchísimo que no me decías así — por detrás de todo, mis ojos se iluminaban — En verdad, mucho.
    Recordé, los buenos tiempos. ¿No? — Volvió a abrazarme — Te quiero.
    Yo a ti. — Susurré. El pasó su mirada sobre mi cuerpo, yo lo golpeé en su pecho
    ¡Cuánto has crecido! Tan hermosa como siempre. Si no tuviera novia, yo…
    Jason! ¬¬
 
Por su culpa estaba roja como un tomate de verdad. Caminé unos cuantos pasos, de repente un jalón en mi pantalón sentí. Bajé mi vista, allí estaba mi bomboncito… Frankie, quien me abrazó por la cintura.
— ¿Por qué me dejaste? dijo una vocecita, en reclamo. Me gustó mucho el juguete que me diste. Invadida de ternura, sentí que mis lagrimas saldrían. Fui tan fuerte, que no pasó.
    Te extrañé, mi Frank. ¿Quieres jugar luego de que salude a todos? — Susurré, de momento brincó.
    Si, si, si… — Así, tan feliz corrió a jugar con su robot.
    Hija, ¡estás mas alta! ¡mírate! ¡Que hermosa mujercita! — Todo ese entusiasmo solo podría ser de la Sra. Jonas. Me volteé para verificarlo.
    Muchas Gracias, Señora Denisse — En momentos así, es difícil no sonrojarse. Ella me abrazó.
    Oh, por favor. ¿La distancia te hizo olvidar como llamarme? Solo Denisse — Sonrió, dando paso al Sr. Jonas. Lo cual llamó más mi atención. Jamás, jamás, y cuando digo Jamás es nunca… me había abrazado. Por algo se empieza.
    Bienvenida! (:— omg, me sonrió? Yo lo imité, por alegría pura.
    Gracias, Señor.
 
Volví a caminar, con una enorme sonrisa. Aquél chico que se acercaba, también tenía una.

     — ________* de mi! —
Eufórico, tan alegre. Mi Joe.
    ¿De ti? HOLA SUPER JOE! — Grité tan fuerte que todos voltearon. — Estuve triste sin tus ocurrencias.
    Oww — De nuevo con pucheros — Eso quiere decir que ______* me extrañó.
    Por supuesto, a todos. — Aprovechó para abrazarme y acercar su boca a mi oído solo para farfullar:
    Cindy lo siente, estuvo muy mal en estos meses… perdónala.
 
Mi corazón mostró palpitos acelerados lo cual me reindico que alguien muy importante, y que no se había acercado… me miraba tímidamente.
~ No te puedo imaginar de una forma irremediablemente mala.
Tampoco puedo dejar de mirar tus ojos que son como dos hermosas luces que me hipnotizan, que me llevan a una dimensión apartada. Te encuentras tú Y me miró a mi misma, Frágil, intacta, con miedo. Ahora solo permanezco como chiquilla miedosa ante tu maravillosa expresión. Aquella que me enseña al chico del cual estoy enamorada.
¿Qué pretendió la vida durante todo este tiempo para tenerme así?
 
Por un momento lo descuidé. Estaba allí parado, en ese esquina. Como los demás, ¿Me tenía miedo? ¿Ahora no iba si quiera a saludar?
 
Mi mamá y hermano comenzaron a abrazarme como minutos atrás, yo inevitablemente miraba aquella esquina donde estaba él. Lindo, pero le faltaba algo… ¿y si había discutido con su novia? No me gustaba verle así, tenía ganas de hablarle, pero… no soy tan masoquista.
 
    Perdóname. No pensé lo que dije — casi un bisbiseo. Me di media vuelta.
    ¡Cindy! Pensé que no me hablarías jamás. — nos abrazamos hasta quedar sin aire. — Eres como una hermana. De hecho, lo eres. ¿Como no perdonarte?
 
***
Si pude esperar todo este tiempo para verte de nuevo, puedo mantener la esperanza de que podrías volver a ser el chico que conocí por accidente.

Cuando por fin había saludado a todos, según yo. Volví a verlo, ni si quiera me hacía caso. Cada segundo me desvanecía, no se si los demás se dieron cuenta. Ya no me importaba.
Entonces, todos tuvieron la idea de sentarse a conversar conmigo, reían, yo no aguanté. Miré a todas partes nerviosa, sobre la ventana abierta… lista para saltar. NO, no estoy tan loca!
Para mi mala suerte, al recorrer con mi mirada a las más de diez caras allí presentes, me encontré con sus ojos, los cuales se encontraron con los míos instantáneamente. Tan hermosos y brillantes, que aún desviando la mía, quedaron impregnados en mi memoria. Confieso que durante un lapso de cinco minutos me hacía la desentendida, incluso tonta… le miraba y cuando sabía que él posaba la suya de vuelta, dejaba de verlo. Los demás, excepto nosotros dos, hablaban de lo grande que me veía, y era cierto, crecí lo suficiente como para estar casi de la misma estatura que los chicos o mi hermano.
 
***
Nick J.
 
Para contenerme a saludarla enfrente de toda mi familia y la suya, fue una decisión muy difícil, es cobarde de mi parte. Sufrí por no haberlo hecho, pero tengo algo planeado que se me ayudará en algo. La hermosura de _______* me pone un reto tan duro que por segundos, cuando nuestras miradas se encuentran… siento que voy a apartarla de todo el mundo, para así mostrarle lo que siento.
Esa belleza que desborda sería suficiente si conociera sus nuevos sentimientos, fuesen o no los mismos. No me importaría cuan bonita fuera si no es la _______* que yo conocí, la cual he estado esperando durante mucho tiempo.
 
    ¡Esto merece celebrarse! — Por si esta grandiosa bienvenida fuera poco, el Señor Paul entusiasmó a celebrar.
    ¿Enserio lo dices, Paul? — La incógnita fue despejada por Denisse, quien estaba justo a su lado.
    Si, _______* se merece mucho. Yo propongo que la llevemos a comer a un buen lugar. — Ese Joe, si no conociera su cara de hambre. Me habría sentido muy dichosa por su comentario.
    No, no es necesario… yo comí en el avión Y aparte mi padre fue a comprar comida. ¿Por qué no mejor lo alcanzo y comemos aquí? — Sugerí. Todos me miraron feamente, como si de mi boca hubiesen salido palabrasen otroidioma, o peor…idioteces.
    ¿______*? Y crees que la comida del avión te va a llenar? — Pf, ese Joe con su hambre — No, no. Muy mal. ¿Qué no comes?
    Fue mucha, de hecho… Joseph ¬¬ — Lo reté. Su madre y la mía nos calmaron al instante.
    Tranquilos, no peleen.
    ______* Aprovecha. Papá ha dicho, y cuando el propone algo es por que lo va a invitar. Así que aprovecha, no siempre está tan de buenas. — Kevin hijo animó. Ante el comentario, su esposa y yo reímos.
    No lo sé, tengo un poco de vergüenza por esto. — confesé. Jessica se acercó a mí.
    No lo estés, está bien que es la primera vez en mucho tiempo que nos ves pero… ya nos conocíamos.
    Si, a ti te conocí mucho antes. — Sonreí junto a ella — Está bien, vamos a comer. Pero… si llega mi papá?
    Hermanita, él acaba de mandar un mensaje… Espléndido, como muy pocas veces. Patrick. — dice que se encontró con un viejo amigo y en un restaurante, que si no había problema en que se quedara un rato más? Y pues, no hay problema en irnos.
    Está bien.
 
El señor Paul antes de este día, parecía no caerle bien, agradezco a lo que haya hecho cambiar de opinión con respecto a mí.
Yo reía con mis amigos, me dio tiempo de contarles lo que había sucedido con Amanda, y diferentes cosas que hice en Canadá, extrañándolos. En cinco minutos, las camionetas de los Jonas
estaban afuera, el auto que mi hermano había comprado con sus ahorros de toda la vida estaba allí, tan reluciente y nuevo; como aquella camionetanegra tan tan hermosa, que llamó demasiado mi atención.
    Cindy, Jason, Jessica… vengan conmigo — Se escuchó el gritó de mi hermano, llamándolos. Esperen, ¿y yo que? ¿Iré caminando?
    Joseph, Frank… faltan ustedes — Esa voz ronca era de Big Rob. Quien los llamaba a ellos solamente, y a mi no. -.- las únicas que quedábamos allí, mi madre y yo.
    Parece que nos iremos caminando — comenté abrumada y un tanto resignada.
    Ah… — Tomó mi brazo, con ese simple “AH” me preocupó. Llegamos hasta la camioneta que momentos atrás me había encantado. Y al momento creí que era una broma, ¿Era mía? Wow, iba a comenzar a gritar cuando ella me interrumpió.
    Sube al auto — Ordenó, de una forma muy dulce.
    Yo conduciré…? — Acomodé el cinturón. Estaba en el asiento del copiloto y me preguntaba si conduciría, ¡Que ideas! — ¿Conducirás tú mamá?
    No, ya vendrán. Yo me adelantaré con tu hermano — Cerró mi puerta. Quedé pensativa, se esfumó tan rápido como pude darmecuenta de lo lujosa que era por dentro.
 
Recargue mi cuerpo para sentirme más cómoda, cerré los ojos.
Muchas cosas supe que no eran para mi, otras; como el venir de vuelta, eran las que si estaban marcadas en mi vida y que no debería olvidar. Este era mi lugar en el mundo y nadie podría cambiar eso.
Terminé de pensar, abrí con cierto cuidado cada uno, y es que había notado la presencia de un segundo allí dentro. Por encima de mi hombro, lo miré, ahogué un grito entre mi en cuanto vi su perfil. Más no dije nada, permaneciendo callada, con la vista fija únicamente en mis manos inquietas.
Arrancó de una buena vez, sin mirarme… él era el ser más hermoso, su simple perfil, valeroso, característico en su persona. A sus 18 años se había convertido en un hombre, fuerte… uno que con solo mirarle un solo segundo te deja sin aliento.
 
 
 
 





Añadir comentario acerca de esta página:
Tu nombre:
Tu dirección de correo electrónico:
Tu página web:
Tu mensaje:

 
   
Publicidad  
   
 
 

"Please be mine -Guadalajara, México."



Recordando a los JB:

Nick

Mensaje Jonas
[NICK J.]
 
 
 

















 
 
  Wn: Nicholas Jonas And You <3
 
Hoy habia 2 visitantes (9 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=